viernes, 3 de julio de 2009

FRUTO Y FUNDAMENTO

...

...
Cuando quise ser manzana
Me engulleron de un bocado
(A veces me rayaron.
Otras me pudrieron en la absurda espera
muda y solitaria,
de un destino trágico e inmóvil)

Cuando quise ser banana
Me licuaron
Reduciéndome a papilla,
A identidad líquida,
Amoldable al gusto ajeno

Cuando quise ser patata
Me aplastaron
Con la fuerza despiadada
De un odio incubado;
Ajeno a mi culpa

Cuando quise ser zapallo
Terminé cortado en trozos
Flotando en aguas hervidas
Junto a inútiles fragmentos

Fui un manojo de frutos,
De sabores,
De colores y belleza
Y perdí…

Hoy,
Sediento de soporte
Retrocedí a los cimientos,
Más atrás de los frutos,
Más atrás de la frutera,
Más atrás del hogar que la conserva;
De la ciudad entera;

Sediento
Busqué el último trasfondo,
La última frontera,
La Esfera que contiene a las esferas.

Y comencé a caminar
Con los pies del fundamento
Sobre un sendero eterno,
Bajo el sol y las estrellas,
Sobre el barro y las arenas,
Con el corvo horizonte de frontera,
La modesta soledad por compañía
Y las voces lejanas que me llegan
...
Río Gallegos, 03 de julio de 2009
© Todos los derechos reservados
...

3 comentarios:

SILOE dijo...

Te trasformaste en fruto, una dulce forma de metafora, para contar un trozo de camino.
No caminamos en soledad, por que en nuestro camino siempre nos acompaña nuestro pensamiento, nuestro sentir...Tiene una forma de escribir que remueve mi interior.
PD: Despues de dias sin leerte estaba preocupada, sé lo dificil de la situacion sanitaria en argentina , mi yerno es paisano tuyo y seguimos al dia el pulso de tu pais, cuidate, Reme.

Luis dijo...

Gracias REME
Cuando leía…

“No caminamos en soledad, por que en nuestro camino siempre nos acompaña…”

Pensé que me ibas a decir…

“…por que en nuestro camino siempre nos acompaña el Otro, porque con el Otro uno en realidad existe: es”

Esta tesis es de Emmauel Lèvinas y la comparto plenamente. Su filosofía proclama a la Ética como la filosofía primera (al Otro, al sujeto, al Ente, como prioridad), rechazando la prioridad que le habían otorgado a la ontología (al Ser) filósofos como Husserl o Heidegger.
Te comento esto porque esta tesis de Lèvinas no entra en contradicción con lo que expresa mi poema, que plantea la búsqueda individual del fundamento para luego recién abrazar el encuentro con el Otro…
Lo que sí creo es que sin el previo encuentro con uno mismo es difícil el abrazo sereno y cordialmente inteligente con el Otro. El Otro que me define y me permite la existencia, el ser. Sin el Otro que me nombra no existo. Soy nadie.
Pero este asunto es para tratar en otro tiempo y lugar…
Gracias Reme por tu preocupación hacia mi persona.
Seguiremos en contacto, Dios mediante
(Y me alegra mucho que mis poemas te permitan reflexionar. Es un gran halago para mí. Acá es noche ya y me espera mi caminata nocturna en solitario)

Anónimo dijo...

Hola:
bueno que aventura tan desilusionante el trato que te dieron cuando decidiste probar la encarnación en un fruto, pero viendolo desde otra óptica pues es un trato justo ya que los frutos de la tierra sirven para preparalos, y ese es el proceso habitual...
Bello , me encantó
Agnieszka M. Rybarczyk F.