domingo, 18 de abril de 2010

LAMENTO VANO (O del hombre absurdo)

...

...
Este cuerpo mío
Que nació entre alientos
De rosados dedos
Y caricias suaves
De lejanos vientos;

Que creció entre amores
De fragancias vanas
Y dolores arduos
De soñar colores.

Este cuerpo mío
Que alejó murallas
De celestes alas
Y sagrados monstruos
De pesuñas blancas;

Que buscó las puertas
De infinitas gafas,
Y sintiose esclavo
De palabras muertas.

Este cuerpo mío
Que alumbró brebajes
De raigambre incierta,
Y entendió que al mundo
Lo talló el lenguaje;

Que encontró en la arena
Al silencio salvo,
Y observó impotente
La ceguera extrema.

Este cuerpo mío
Que escanció ambrosías
De virtuales versos
A vitales crías

¡Ay…!
Yacerá en el barro
Maloliente y negro
De los ciegos días
...
Río Gallegos, 17 de abril de 2010
© Todos los derechos reservados
...

3 comentarios:

sedemiuqse dijo...

Precioso. Yacerá en el barro, pero eso, el cuerpo tuyo, suyo, mio....

Carmen Molins

Besos y amor
je

Antonio Misas dijo...

Luís,
Gracias por tu generoso comentario, con la palabra, con el concepto, con la idea inteligente de la interpretación y la crítica que me has dejado.
Me gusta el recorrido que has realizado dando protagonismo al cuerpo, con la inteligencia de saber lo que te espera.
Gracias y un abrazo

SILOE dijo...

la mayor parte de las veces nuestro cuerpo se concentra tan solo en el concepto que nuestra mente tiene de el...
Me gusto en ritmo en que esta escrito.
Un beso, Reme.
http://siloe-sombra.blogspot.com/2010/04/un-ser-humano.html