jueves, 18 de junio de 2009

PARADOJA

...

...
Es tan fuerte la presencia
de nuestros cuerpos,
de nuestras imágenes,
de nuestros acicalamientos,

de nuestras conciencias fragmentadas…,

que el ser y la comunicación
quedan reducidos a escombros
(detrás del barullo cotidiano
y las máscaras de la insignificancia).

En cambio,
cuando estamos ausentes,
(cuando no estamos)

el ser y la comunicación
(purificados por el silencio,
la ausencia de cuerpos,
de imagenes,
de acicalamientos...),

se dan y se abren
en toda su magnificencia.

¿Por qué entonces
cuando estamos presentes,
no estamos ausentes
para que el ser y la comunicación sean?

Los niños y los ancianos lo hacen.
...
Río Gallegos, 18 de junio de 2009
© Todos los derechos reservados
...

4 comentarios:

SILOE dijo...

Paradoja, bien dices... tal vez podamos concentrarnos más en nosotros mismos, en nuestro interior, cuando la mirada no nos distrae, cuando meditamos en silencio volvemos los ojos hacia nuestro adentro y entonces se establece una corriente de comunicacion que quízas una mirada o un parpadeo distraeria....
Hoy escribo a tu intelecto, directamente a tu imaginacion a tu razocinio, sin pensar en tu apariencia sino pensando en tu yo interno, con el cual conecto.
Si tu establecieras un dialogo de persona a persona, tu mente se dispersaria pensando en los gestos, en la mirada, en la sonrisa, Incluso en el tipo de ropa que pueda llevar en ese momento... asi te centras solo en aquello que escribo.
Aun que reconozco que una vez ya te respondi, miro tu imagen e imagino el tono de tu respuesta..( ahora mismo estoy sonriendo) con la ventaja de que me quedo oculta tras mis letras.. y no me preocupa nada mas alla de expresarme sinceramente sin pensar si te resultare ñona o pesada...
Un besin, Reme.

Tuti dijo...

Adoro la soledad y ese silencio que la rodea para permitir hallarme...aquí nos dices una gran verdad y celebro doblemente hallar este consejo de vida.

Un fuerte abrazo Luis.

Anna Francisca

I AM dijo...

Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.
.
Como todas las cosas están llenas de mi alma
emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía.
.
Me gustas cuando callas y estás como distante.
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
Déjame que me calle con el silencio tuyo.
.
Déjame que te hable también con tu silencio
claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.
.
Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.

POR QUE SERÁ QUE TU POEMA ME RECORDÓ ESTE DE PABLO NERUDA??

saludos silenciosos y besos ausentes.

Doritos Ad Challenge dijo...

paso para dejarte mis saludos y felicitarte por tu blog tremendo blog