lunes, 18 de mayo de 2009

EL ESCARABAJO...

...

....
Me encontraba en lo alto de un volcán después de haber caminado por mas de una hora.
Era sólo yo y la inmensidad.

Inmensidad por doquier.
Por derecha,
Por izquierda.
Por los cielos.
Y los infiernos.

Inmensidad por todos lados.
Por los irradiantes trescientos sesenta grados.

Caía ya la tarde. El sol completaba su diario recorrido. Le restaba sólo una angosta franja de cielo azul limitada, en lo alto, por densos nubarrones que lo ocultaban, y en lo bajo, por el horizonte dorado de los ventosos coirones.

La luz caía por detrás como una fina llovizna de perlas blancas; como una tenue cortina de brumas transparentes movidas por la brisa de la tarde. Su intensidad crecía y decrecía como si algún travieso escondido jugueteara con mi inocencia para indicarme que lo que estaba viendo no era un sueño, era la vida misma; el movimiento del tiempo formando parte de su belleza.

El efecto era tan sobrenatural que mi espíritu parecía volar aún mas alto que las nubes que me circundaban.
Me sentía flotar.

A lo lejos alcanzaba a divisar las siete colinas, los siete volcanes que tanto caminé y algunos reflejos de mi ciudad. Más cerca, un caserío de alguna sección de estancia y alambrados en distintas direcciones que limitaban el paso de avestruces y guanacos. Más cerca aún, un molino de viento con sus aspas a mediana velocidad; un rebaño de ovejas bebiendo, y un par de aguiluchos en lo alto de un peñasco. Pero mucho más cerca aún, junto a mis botines cansados, un escarabajo rinoceronte observando y compartiendo en silencio mis reflexiones.
...
Río Gallegos, 20 de mayo de2009
© Todos los derechos registrados
...

5 comentarios:

Gabriela Bruch dijo...

hola luis , me ha gustado mucho...pasaré seguido por aquí.dejo mail de contacto:gabrielabruch@hotmail.com; muy original, por cierto

Luis dijo...

Hola Gaby.
Estuve visitando tus Blogs. Me han gustado mucho, tus poemas, tus comentarios, y en especial el interés que le pones a la cultura ¡y la pintura...!
Estoy maravillado con estas redes sociales que nos permiten encuentros inpensados un par de años atrás.
Te escribiré

SILOE dijo...

A veces un paseo puede ponernos en comunión con la naturaleza, de modo que nos sintamos parte de ella y reconozcamos que compartimo el mundo con seres tan anonimos como un simple escarabajo...
Me parecio un magnifico escrito...
Saludos, Reme.

Luis dijo...

Hola Reme.
Es así como lo ves.
¿No te sucede a veces que cuando un animal te mira (un gato, un perro) parecería que detrás de él se esconde "algo" espiritual, con el animal como disfraz? ¿No te sucede a veces que cuando ves un insecto en el piso y tratas de atraparlo éste huye de vos como si realmente te conociera; huye suplicándote en voz muy baja, tan baja que no puedes escuchar..."si, si, Reme, ya sé. Me quieres eliminar....¡por favor, no lo hagas...! ¡No lo hagas!
¿No te sucede a veces...?

SILOE dijo...

Bueno, mereces respuesta...
Siempre comparti mi casa con animales.. y me gusta estar en equilibrio con la naturaleza... Si observo que hay espiruatlidad en los animales..( no se si es la palabra correcta) pero tienen un instinto especial... Tengo a mi suegra en casa muy enferma y mi gato cuando la ve bajita de animos se le acerca y la toca con la patita como dandole animos.. Viendo semejante gesto de humanidad en un animal me es imposible no pensar que tienen "algo" dentro de ellos...
Tambien te digo que hay una ley natural en la cual un animal vive a costa de otro, la cadena alimenticia, o mera supervivencia, lo importante siempre es mantener el fino equilibrio...
Perdona si me extendi, pero merecias respuesta a tan estupendo escrito...saludos, Reme.