martes, 11 de agosto de 2009

LA LINDE Y EL OLVIDO

...

...
¿Son estas manos que se dejan ver
Por sobre el frío y triste pedernal
Del muro, una intentona visceral
(Estéril es) de un Yo por trascender?

La linde que vencer es un deseo
Inútil, tan real como la piedra;
Tan inútil como el amor de Fedra
En los ardientes brazos de Teseo.

Si el salto muro, muero en el vacío,
Si me dejo caer, en lo profano:
Burdo paisaje, cenagoso, plano

Que rige la rutina y el hastío.
Pido beber de aquel mítico río,
El agua infernal con mi propia mano
...
Río Gallegos, mayo de 2002
© Todos los derechos reservados

...

4 comentarios:

SILOE dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
SILOE dijo...

Tengo en mis recuerdos de infancia, mi adoración por la piedras... las lavaba, las secaba al sol, las acraciciaba, y construia con ella imaginarios circulos cerrando habitaculos, donde creaba mi hogar.
Jamas pense que las piedras no sirvieran, al contrario...
Mi apreciado Luis... a veces tus escritos, ( casi siempre, ya sabes) remueben los cimientos de mi mente... y otras me sobrecojen tus conclusiones inconclusas...
Creo que consigues aquello para lo que se creo la literatura... hacer pensar... emocionar... enternecer... y remover los cimientos de las conciencias dormidas.
Un beso, desde España... Reme.

Luis dijo...

Gracias SILOE. En honor a las piedras, a tus piedras, a mis piedras: a las nuestras ¡Tan queridas desde siempre!... he modificado el verso que las negaba.

Agradezco como siempre tus afectuosos y sanos comentarios
LH
(Retribuyo ese beso español que llega desde tan lejos)

SILOE dijo...

Gracias por tenr en cuenta mi opinión, y por perservar mis queridas piedras...
Tu más que otro sabe la importancia del construir...
Un beso, Reme.