miércoles, 13 de mayo de 2009

DIGRESIONES (bis)

...

...
Pregunta trágica.- Llevarle flores a los muertos, o llevársela a los vivos... ¡Cuál es la diferencia?

Cuestión de inteligencia.- La manera más eficaz de recuperar nuestra alegría es imaginar nuestro propio funeral.

Desengaño triste.- Dice Pirandello en su libro “El humorismo”:

“Creo que la vida es una triste bufonada, pues sin poder saber ni indagar ni por qué ni de quién, sentimos siempre la necesidad de engañarnos a nosotros mismos con la espontánea creación de una realidad —una para cada cual y nunca igual para todos—, la que, de trecho en trecho, se nos muestra vana e ilusoria.

"Quien ha comprendido el juego no logra engañarse; pero quien no logra ya engañarse, deja de sentir gusto y placer por la vida. Lleno está mi arte de compasión por todos cuantos se engañan, más nada impide que de esta compasión derive una burla feroz contra el destino que así condena al hombre al engaño”

Absurdos.- ¡Claro que soy respetuoso del absurdo ajeno…!
...
Río Gallegos, 13 de mayo de 2009
© Todos los derechos reservados
...

2 comentarios:

SILOE dijo...

Cierto, la vida es una autentica "bufonada".... y cierto que vivimos inventando una ilusoria forma enrededor nuestro, por que de otro modo creo que es cuando perdemos el placer de vivir, yo soy consciente de que vivo una falsa realidad en mis ensoñaciones, pero...¿ tal cual es la realidad del mundo, quien se resiste a vivir imaginando?
No concivo la vida sin tener sueños, sin imaginar vida en paralelo, la realidad es tan dura, tan lejana a cualquier cambio que me aferro a soñar.
Precioso escrito, muy interesante, gracias, Reme.

Luis dijo...

Estás en lo cierto Siloe. El engaño es necesario para la vida. Por eso nuestra necesidad del arte. El arte como engaño vital. Pero también se impone la necesidad paradojal y responsable de sabernos engañado por el arte, para no vivir la ignorancia del engaño; de la evasión ciega.
Tus comentarios son siempre bienvenidos Reme