miércoles, 8 de abril de 2009

LA MAR

...

..
A Laurita. In Memoriam (1951-2009)
...
Sagradas aguas que llevan a la mar,
Que cargan lo que fue o lo que ha sido,
Que vuelven al hogar del que han partido,
Como el ave mensajera al palomar.

Sagrada mar, misterios y renuevos,
Que al no ser lo transmutas en figuras,
A los entes en las esencias puras,
Y al céfiro vital, en hombres nuevos.

Sagrada dualidad ¡Oh, muerte - vida!
Del hombre sabedor ¡Trágica herida!
Que en lucidez extrema monologa

Y deviene extranjero y ser errante.
Sea el gran receptor o el gran donante
Es la mar el abismo que homologa
...
Río Gallegos, 07 de abril de 2009
© Todos los derechos reservados
...

4 comentarios:

Fernanda dijo...

Gracias, Luis, por tus comentarios.
Sé que he estado un tanto ausente de este, tu espacio, pero aprovecho este pequeño momento libre que me ha dado la vida para saludar.

La mar... tanmisteriosa, tan hipnotizante...
Siempre me ha gustado ir a la playa y ver cómo revientan las olas, de vez en cuando me zambullo en las aguas del mar, pero no es lo mismo; no es como quedarse ahí, sólo aí, sin pensar, sin hablar, sólo mirar cómo fluctuan las olas entre crestas y valles, viendo cómo es posible tal maravilla...

Saludos!

Luis dijo...

Gracias Fernanda. Conozco casi todo Chile. Lo he recorrido en más de una oportunidad. En auto, en moto. Desde Punta Arena a Arica, pasando por Chiloé. Y no sólo recorrí las hermosas ciudades y pueblos de su columna vertebral, sino también las que se enclavan en la precordillera y en la misma cordillera como Calama o San Pedro de Atacama con su incomparable desierto. Chile es un país marino. Su cultura es marina y su sensibilidad marina como tu tan bien lo expresas.
Gracias por participar.
Seguiremos en contacto.
Cariños.
Luis Herrero

Sylvia dijo...

¡Qué belleza este soneto! Acabo de leer el comienzo de 'Corazón de las tinieblas', de Joseph Conrad, y como no creo en las casualidades, pienso que la maravilla de su prosa me señaló el sendero hasta aquí. Él escribe del estuario del Támesis que lleva al mar y vos poetizás sobre sagradas aguas que llevan al mar.. Me siento renovada por el misterio, la luminosidad y por supuesto, el abismo... Los dos hablan de 'extranjero' y 'errante'...
Me intriga 'el abismo que homologa', me suena a muerte, es claro, y me pregunto por la dedicacion a Laurita?
Perdóname, la respuesta no es obligatoria, puede que yo sea nomás una intrusa en sentimientos de otros. Felicitaciones!

Luis dijo...

Es así Sylvia, tal cual lo sientes. El Mar como abismo infinito (dionisíaco según el último Nietzsche), de donde todo sale a la luz (al mundo apolíneo) y a donde todo regresa. Como donante de vida (principio de individuación) y como receptor de fin de ciclos (principio de homologación).

El Mar como metáfora, obviamente, bicéfala (o jánica): Vida-Muerte. Como sinónimo de conciencia plena, integral, del hombre lúcido, que a partir de tenerla camina liviano sobre la facticidad terrena: "...súmate jubiloso y aniquila el número" decía Rilke en su soneto II, 13 a Orfeo. "Aniquila el número". Qué sintesis irradiante de infinitud.

En cuanto a lo de intrusa... No lo siento así mi querida amiga. Para nada. En ese caso deseo que lo sigas siendo por siempre.

Laurita era mi hermana menor